domingo, 23 de agosto de 2009

Vacaciones y tiempo para pensar en noches calurosas...

Para que María no diga que la bitácora está seca pasaré mis comentarios personales al blog y dejaré la parte técnica para los freekes.
Ayer por la noche pensé en toda la experiencia que nos da la vida que ya hemos vivido y el poco valor que le damos hasta que acontencen ciertos momentos o situaciones.
Está claro que la respuesta a cada situación viene dada por la experiencia o por el momento anímico, en algunos casos reaccionas de forma proactiva con un 'deja vú' instintivo y en otros de forma reactiva. Esto nos diferencia y nos muestra como diferentes tipos de persona a los ojos de los demás; visceral, centrado, reflexivo, sentimental, inteligente, agudo, mordaz, pasota... son los calificativos que asociamos al individuo, la realidad es más sencilla que todo esto, es la respuesta de la experiencia y el estado de ánimo, se adquiere y no se aprende.

2 comentarios:

María dijo...

La experiencia es un grado :-).
Yo diría que el estado de ánimo también acompaña para que esa experiencia se aproveche de forma positiva, o es quizá por una actitud inteligentemente razonable ante la vida...?
Es curioso como vamos adquiriéndola sin casi darnos cuenta! Pienso que no es darle poco valor, sino que si la asumiéramos de pronto, no sabríamos digerirla.
Ufff...menudo debate tendría este tema de la experiencia, los estados de ánimo y los calificativos!
Me alegra muchísimo que hayas decidido darle "vidilla" a la bitácora.
Este comentario da mucho para pensar :-)

Victek dijo...

Hola planeta cercano!,
Este comentario es una recopilación de muchas cosas, algunas son del día a día pero cuando las incluyes en un contexto toman mayor fuerza. Que complicadas volvemos a las cosas sencillas!, la gente las envuelve con etiquetas y nombres 'deslumbrantes' y al final.. pero si esto es lo que nos pasa cada día!. Reinventar está bien como ejercicio pero engañarnos a nosotros mismos es perder el tiempo. Todo es más sencillo que esto... y solo se conoce cuando la vida avanza y la experiencia (buena o mala) gana :-).